Subscribe to NFCC RSS Feed View NFCC on You Tube Follow NFCC on Twitter Follow NFCC on Facebook NFCC Financial Education Blog
Estafas de "Rescate" de Ejecución Hipotecaria



Búsqueda del Sitio

¿Qué es una estafa de rescate de ejecución hipotecaria?

El aumento de los índices de ejecuciones hipotecarias ha causado la aparición de una creciente cantidad de estafadores que ofrecen "rescatar" a los propietarios de viviendas que están atravesando dificultades financieras. Estos individuos utilizan una amplia variedad de estafas y las dirigen contra personas de todas las edades en prácticamente todas las comunidades del país. Cualquier persona puede convertirse en víctima de estos estafadores.

Las estafas de "rescate" de ejecución hipotecaria suelen girar alrededor de la promoción de "arreglos" supuestamente diseñados para salvar las casas de quienes se enfrentan a una ejecución hipotecaria: aquellas personas que se han atrasado en los pagos de sus hipotecas. Proclaman que pueden "salvar su casa" o "pagar su hipoteca", pero en realidad, generan un beneficio rápido para el estafador o echan por tierra el valor de su casa sin beneficios para usted. Los estafadores lo pueden desalojar de su propia casa y luego venderla en el mercado abierto.

¿Cómo funcionan las estafas de rescate de ejecución hipotecaria?

El supuesto "rescatador" identifica a propietarios en problemas a través de avisos de ejecución hipotecaria publicados en periódicos, Internet o en oficinas gubernamentales. Entonces, el "rescatador" se comunica con el propietario por teléfono, lo visita personalmente, le envía una tarjeta, folleto o material publicitario. El contacto inicial generalmente se centra en un mensaje que les transmite a los propietarios que pueden permanecer en sus casas fácilmente, "empezar de nuevo", conservar su calificación crediticia o recibir dinero de inmediato.

Durante la primer entrevista, muchas veces se le dice al propietario que interrumpa toda comunicación con los prestadores, asesores crediticios o abogados y que permitan que el "rescatador" maneje todos los detalles. Esto interrumpe el acceso del propietario a las soluciones financieras legítimas.

Por lo general, el "experto" en estafas busca conseguir una ganancia rápida obtenida por medio del cobro de honorarios o de pagos directos de las cuotas hipotecarias que nunca llegan a la entidad de préstamo. En algunos casos, el estafador engaña al propietario para adquirir la posesión de la vivienda.

Cuando ya es demasiado tarde para salvar la casa, el "rescatador" se queda con la propiedad o el propietario pierde su casa en una ejecución hipotecaria cuando ya se han agotado los fondos de la acumulación hipotecaria por medio de los gastos y cargos.

¿Cuáles son algunas de las estafas más comunes?

  • " El truco de "gato por liebre": El propietario de la vivienda es engañado intencionalmente y en consecuencia no comprende que está vendiendo su casa a cambio de un "rescate".

    Muchas personas engañadas creen que están firmando documentos para sacar un préstamo nuevo, u otros acuerdos financieros que le permitirán retener el derecho de propiedad pagando las cuotas impagas y vencidas de la hipoteca.


  • " El falso intermediario: El "rescatador" cobra cargos u honorarios por adelantado o de mucho valor para "salvar" la casa negociando con el prestador o prometiendo encontrar rápidamente un comprador para la casa. Por lo general, al decirle al propietario que no hable directamente con el prestador, el estafador lo priva de obtener ayuda legítima o recurso legal procurando asesoramiento crediticio o legal. Una vez que cobra sus honorarios, el rescatador desaparece con una ganancia rápida y fácil en su bolsillo.

    Por lo general, el propietario se queda sin dinero suficiente para salvar su casa y con poco o nada de tiempo para impedir la ejecución hipotecaria.

    En algunas ocasiones, el estafador insistirá para que un propietario le pague directamente todas las cuotas de la hipoteca mientras negocia el caso con el prestador. Antes de desaparecer, el estafador puede cobrarle algunas cuotas.


  • " La treta de alquiler para recompra: El propietario cede el derecho de propiedad de su casa pensando que podrá pagar el alquiler y volver a comprar la casa luego de transcurridos algunos años. Habitualmente, los términos y condiciones del acuerdo de recompra son desfavorables para el propietario y se establece un precio de recompra que está muy por encima del valor de mercado. A veces, con el transcurso del tiempo, el estafador le aplica un aumento considerable al monto del alquiler.

    Cuando el ex propietario incumple el pago de un mes de alquiler, el "rescatador" desaloja a la familia de la casa y queda en libertad de venderla.

    Incluso cuando el ex propietario cumple con los pagos del alquiler, los términos y condiciones de la operación de recompra son tan costosos que termina perdiendo la posesión de la casa y el estafador se queda con una parte o con toda la acumulación hipotecaria.
¿Cómo puede determinar si está tratando con una compañía legítima?

Los asesores de las compañías que operan legítimamente se sentarán junto con el propietario de la vivienda para recopilar toda la documentación necesaria. Le explicarán el ofrecimiento y el proceso con todos los detalles necesarios para que usted tome una decisión informada. Se establecerán por escrito todas las promesas y acuerdos. Los representantes de la compañía no tendrán objeción en que usted consulte a un abogado, a un asesor crediticio o de vivienda, a un familiar, amigo, ni tampoco se opondrán a que recurra a otra fuente de información con experiencia en el tema.

La mayor parte de las compañías legítimas no comercializan sus servicios por medio de sistemas de marketing directo de alta presión ni tampoco le prometerán salvar su casa por adelantado, ni le ofrecerán dinero en efectivo o salvar su calificación crediticia.

Antes de firmar un contrato, usted debería comunicarse con su prestador, con un asesor en temas de vivienda o con un abogado. También puede verificar la legitimidad de muchas compañías en www.bbb.org.

¿Cuáles son las banderas rojas de advertencia que se deben tener en cuenta?

Los propietarios de viviendas deben actuar con extrema precaución cuando una persona o compañía:
  • Se denomina a sí misma como "consultor hipotecario " o "servicio para ejecuciones hipotecarias".
  • Se comunica con las personas cuyas casas están incluidas en la lista de propiedades sujetas a ejecución hipotecaria, incluyendo la comunicación por medio de panfletos, visitas puerta a puerta, por teléfono o correo electrónico.
  • Lo aliente a alquilar su casa para volver a comprarla más adelante.
  • Le cobre un cargo u honorario antes de brindarle ningún servicio.
  • Le indique que deje de comunicarse con su prestador, asesores crediticios o de vivienda u otros expertos en el tema.
  • Le diga que le pague directamente las cuotas de su hipoteca (y no a su prestador).
  • Le exija que le transfiera su título de propiedad o escritura a su nombre o a nombre de la compañía.
  • Le haga una promesa que parezca demasiado buena para ser real, por ejemplo, dinero en efectivo al instante "sin condiciones".
  • Le diga que como parte del arreglo tenga que mudarse de su casa por un tiempo para remodelarla o por otras razones.
  • Le ofrezca comprarle su casa en efectivo a un precio que no ha sido establecido según el valor del mercado inmobiliario al momento de la venta.
Para obtener más información sobre el tema, puede consultar la lista de signos de advertencia del Programa del Síndico de Estados Unidos dependiente del Departamento de Justicia de EE.UU. disponible en www.usdoj.gov/ust/eo/public_affairs/factsheet/docs/fs06.htm

¿Qué es lo que NO DEBE HACER NUNCA un propietario?
  • Dejarse presionar para firmar un contrato. Tómese su tiempo para revisar exhaustivamente todos los documentos, de preferencia con un abogado que sólo represente sus intereses.
  • No le entregue ni envíe el pago de las cuotas de su hipoteca a nadie que no sea su prestador, aunque le prometa que efectuará los pagos en su nombre.
  • No ceda el título de propiedad de su casa a nadie sin el consejo de un asesor crediticio, de vivienda o de un abogado.
  • No confíe en acuerdos verbales - no tienen ninguna validez. Que le pongan todas las promesa por escrito y guarde copias de todos los documentos, especialmente de los que estén firmados por usted.
  • No firme ningún papel ni documento que tenga espacios o líneas en blanco. Los estafadores pueden agregar información posteriormente sin su conocimiento o aprobación.
  • Si no habla inglés, use su propio traductor. No dependa del traductor del "rescatador".
  • No se crea las promesas usadas frecuentemente para hacer caer a los propietarios en las redes de una estafa. Por ejemplo:
    • Afirmaciones sobre la posibilidad de salvar su calificación crediticia.
    • Promesas de dinero en efectivo al instante.
    • Garantías de conseguirle un comprador dentro de una cantidad determinada de días.
    • Ayuda para presentar su declaración de bancarrota con el objetivo de "detener la ejecución hipotecaria".
    • Ofrecimientos de alquiler gratis u obsequios.


La visión de la NFCC es crear una cultura nacional de responsabilidad financiera.
La Política de Privacidad  -  Aviso de Privacidad En Línea    Términos de Uso
NFCC 2000 M Street, NW Suite 505, Washington, DC 20036 (202) 677-4300 Contáctenos
©2013 National Foundation for Credit Counseling