Subscribe to NFCC RSS Feed View NFCC on You Tube Follow NFCC on Twitter Follow NFCC on Facebook NFCC Financial Education Blog
Recomendaciones para Consumidores



Búsqueda del Sitio

Diga "SÍ QUIERO" a un Matrimonio Financieramente Sólido
Familiarícese con el aspecto financiero de su futuro cónyuge


Si bien todas las parejas comprometidas sueñan con la felicidad conyugal, muchas veces, el principal problema de los matrimonios es de tipo financiero, y este problema es una de las causas más comunes de divorcio. La Fundación Nacional para el Asesoramiento Crediticio (NFCC) les recomienda a las parejas con planes de boda que mientras eligen el tipo de vajilla de porcelana de su agrado, escogen el lugar para la luna de miel o planifican dónde vivir, también hablen sobre su situación financiera actual, sus futuras metas financieras y sus respectivas ideas respecto del gasto y el ahorro.

La NFCC ofrece las siguientes recomendaciones a las parejas próximas a casarse para que el matrimonio pueda cimentarse sobre una base financieramente estable.
  • Calculen el valor neto de cada uno y como pareja. Compartan la información sobre los ingresos por trabajo a tiempo completo, parcial o ingreso suplementario, los gastos mensuales y las obligaciones de préstamo y deudas con tarjeta de crédito. Para bien o para mal, al casarse usted hereda todos los asuntos financieros de su novio o novia - lo bueno, lo malo y lo lindo y lo feo.


  • Proyecten los objetivos financieros de corto y largo plazo - incluyendo el estándar de vida preferido de cada uno. Quizás ya hayan hablado acerca de cuántos hijos desean tener, cuáles son las mascotas preferidas de cada uno y quién dormirá del lado izquierdo de la cama. ¿Pero han compartido sus sentimientos sobre sus objetivos de corto y largo plazo? ¿Su futuro esposo o esposa desea retirarse cerca de los 50 años? ¿Desea tener una casa de descanso en la playa? ¿Y cuál es su idea sobre los planes de ahorro para el retiro, las pólizas de seguro, los planes de seguro de vida o las cuentas de inversión? También es posible que ambos o alguno de los dos tengan un presupuesto estricto para pagar las deudas acumuladas. Es importante hablar ahora de los objetivos de largo plazo y sobre cualquier sacrificio necesario en el corto plazo.


  • Desarrollen juntos un plan para reducir la duplicación de las obligaciones y para cancelar las deudas. Identifiquen las áreas de superposición innecesaria de facturas y aproveche su nuevo estado civil para buscar alternativas para disminuir sus gastos. Por ejemplo, la mayoría de las compañías de telefonía celular ofrecen planes familiares que pueden reducir el costo de la factura mensual, también puede averiguar si inscribiéndose en el mismo gimnasio de su cónyuge puede reducir el costo de la cuota mensual. La NFCC también recomienda crear un plan para pagar las deudas de ambos cónyuges. En particular, la deuda con tarjeta de crédito suele ser la más cara y tiene un impacto sobre los tipos de tasas de interés que le apliquen cuando presente una solicitud de préstamo para comprar una casa o un automóvil. Trate de encontrar la manera de cancelar la deuda con tarjetas de crédito o por lo menos intente duplicar el monto de sus pagos - no haga nunca un pago de una suma que cubra únicamente el monto mínimo de las facturas de tarjeta de crédito.


  • Elaboren un presupuesto integral. Tomen en cuenta sus ingresos y sus gastos actuales. Aunque cuando uno se casa por lo general se produce un aumento de los ingresos, también es frecuente que aumenten los gastos. Analicen juntos con realismo cuál será el nuevo monto de gastos mensuales que tendrán que enfrentar cuando se casen. Tengan presente que gastarán más en algunos rubros, como por ejemplo, en comida, transporte e incluso en la lavandería. No olviden planificar el monto de dinero que destinarán mensualmente al ahorro para crear un fondo de emergencia, para afrontar el pago inicial de una casa o incluso para crear un colchoncito para el retiro de ambos. Consideren la posibilidad de separar un pequeño monto de dinero por semana que cada uno de los dos pueda gastar a su criterio.


  • Compartan sus informes crediticios y puntajes de crédito respectivos. Para muchas parejas, el matrimonio conlleva el inminente deseo de comprar una nueva casa o hacer compras de monto importante. Pero es de fundamental importancia conocer el informe crediticio de su novio o novia. Los consumidores estadounidenses tienen derecho a recibir una copia gratuita cada 12 meses de parte de cada una de las tres compañías de informes de crédito. Para solicitar su informe crediticio y considerar la posibilidad de comprar su puntaje de crédito (por un cargo nominal), visite en Internet www.annualcreditreport.com Revisen atentamente sus respectivos informes crediticios y soliciten la corrección de los datos erróneos. Asegúrese de examinar los puntajes de crédito y el índice de relación entre los ingresos y las deudas de ambos porque cuando presenten una solicitud de préstamo, el prestador analizará esos datos.


  • Decida cuándo es el momento oportuno de fusionar las cuentas. Hable con tiempo de las ventajas y desventajas de mantener cuentas separadas o conjuntas. Si su novio o novia tiene una calificación de crédito mala, lo mejor será mantener cuentas separadas por un tiempo, pero busquen la manera de ir pagando las deudas para empezar a reparar una mala calificación de crédito. Si ambos tienen una buena calificación de crédito, consideren la posibilidad de abrir cuentas conjuntas para los gastos de la casa y para los ahorros, pero en lo posible, traten de conservar una cuenta individual para los gastos personales de cada uno.


  • Planifiquen la boda de sus sueños - pero acorde a sus medios. Después de encaminarse hacia la felicidad financiera, asegúrese de que el día más feliz de su vida no se convierta en el día que arruine sus finanzas y su calificación de crédito de los años venideros. ¡Antes de planificar la boda haga un presupuesto y cúmplalo! Hay muchas maneras de recortar costos y disfrutar de una hermosa boda.