Subscribe to NFCC RSS Feed View NFCC on You Tube Follow NFCC on Twitter Follow NFCC on Facebook NFCC Financial Education Blog
Recomendaciones para Consumidores



Búsqueda del Sitio

RECOMENDACIONES DE LA NFCC PARA LOS CONSUMIDORES:
CÓMO GASTAR CON PRUDENCIA E INTELIGENCIA


La Fundación Nacional para el Asesoramiento Crediticio (NFCC), ampliamente reconocida como un líder del sector de la educación financiera, alienta a los consumidores a gastar y colaborar con la reactivación de la economía de Estados Unidos.

Mucho se ha hablado sobre la manera en que los consumidores deberían utilizar el dinero extra que reciban como resultado del paquete de estímulo firmado recientemente. Sin embargo, el nivel de gasto debe moderarse con una fuerte dosis de realidad. En la situación económica actual, deben prevalecer las prácticas de sentido común, o de lo contrario, se corre el riesgo de agravar la situación.

La NFCC les recomienda a los consumidores que antes de hacer planes para gastar, pongan en orden sus finanzas tomando en consideración los siguientes conceptos básicos:
  • Estabilice su economía doméstica. Primero asegúrese de poder cumplir cómodamente con el pago de todos sus gastos mensuales. Este es el punto de partida. Sus prioridades de gasto comienzan por poder pagar su alquiler o hipoteca en fecha; poner comida sobre la mesa; pagar los servicios; mantener las primas de seguro al día; y no comprometer la atención médica de la familia. Luego siguen los pagos de las deudas garantizadas por una prenda, como por ejemplo el pago de la cuota de su vehículo o los préstamos con una garantía colateral importante, y después sus demás obligaciones. Preguntarse cómo podrá cumplir con todas sus obligaciones es algo que pone nervioso a cualquiera y además tensiona las relaciones. Haga lo necesario para poner bajo control estas categorías de gasto.
  • Esté preparado para enfrentar un largo un período de desempleo. Ninguna persona, independientemente del sector en el cual trabaje o de su escala de salario, está exento de encontrar algún día el temible papelito de color rosa de despido en su buzón. Hace tiempo que los expertos en finanzas vienen diciendo que es imperativo tener una reserva de dinero equivalente a un monto de entre tres y seis meses de ingresos. En la actualidad, esa cifra tiende a aumentar, y hay algunos expertos que recomiendan tener un ahorro equivalente a un año de ingresos. La posibilidad de encontrar un nuevo trabajo puede tomar más tiempo que nunca, por lo tanto es necesario que se prepare para estar un largo período sin percibir ingresos. Es verdad que esto es ahorrar dinero que espera no tener que usar, pero no se arrepentirá de tener una reserva de dinero que le sirva para amortiguar los efectos del despido.
  • Tenga un fondo para casos de emergencia. El pronóstico económico no parece ser muy prometedor. Además del fondo de varios meses de ingreso señalado anteriormente, también necesitará separar dinero para afrontar las situaciones inesperadas (y sin presupuestar) que se presentan en la vida. Si no tienen un ahorro equivalente a un mes de ingresos en una cuenta líquida que devengue intereses, hasta la menor emergencia puede catapultarlo al límite del agobio financiero. Recuerde que la cuestión no es si surgirá una emergencia sino cuándo se presentará. Prepárese para enfrentarla creando un fondo de emergencia.
  • Vaya a la guerra con el enemigo (alias su deuda). Primer paso: deje de gastar con la tarjeta. Segundo paso: pague lo que ya haya gastado con la tarjeta. Tercer paso: felicítese por haberlo hecho. Simplemente es de sentido común destinar un monto de dinero extra para resolver el problema que le está causando el mayor perjuicio financiero, y el problema es su deuda con tarjeta de crédito. Prepare su plan de batalla y declárele la guerra al endeudamiento, ya sea optando por destinar dinero extra para pagar la tarjeta que le aplique la tasa de interés más alta o para sacarse de encima primero las deudas de bajo monto.
  • Prepárese para el retiro. El tiempo es el mejor amigo del dinero. Si usted es joven y tienen mucho tiempo por delante, está en el punto ideal para comenzar a ahorrar para su futuro. Puede que hoy no esté en condiciones de apreciarlo ya que tiene otras exigencias de dinero, pero con la depresión que están sufriendo los precios del mercado de valores, puede invertir a precio de bicoca. Pero para lograrlo tiene que jugar el partido y el mejor lugar para el puntapié inicial es su plan de retiro en el trabajo. Haga todos los aportes a su fondo de retiro, pero si no puede, por lo menos aporte un monto igual al de la contribución de equiparación de su empleador, de lo contrario estará regalando su dinero. Si puede, haga contribuciones a una cuenta IRA tradicional o Roth, y aproveche también las ventajas impositivas de este instrumento de ahorro.
  • Planifique para sus gastos futuros y previstos. Muchas personas son sorprendidas con la guardia baja por gastos importantes, como por ejemplo la educación de sus hijos, unas vacaciones familiares, o el cambio del auto, incluso cuando estos gastos no aparecen por sorpresa. Si usted no tiene ahorros para enfrentar el pago de estos gastos, terminará tomando prestado y pagando intereses. Mire hacia el futuro y observe cuáles son los gastos que tendrá que afrontar y empiece a planificar hoy. Incluso puede categorizar sus cuentas de ahorro para poder observar los avances de sus reservas para cada área y motivarse para seguir adelante.
La Fundación Nacional para el Asesoramiento Crediticio, (National Foundation for Credit Counseling, Inc., NFCC), fue fundada en 1951 y es la red sin fines de lucro de servicios de asesoramiento crediticio más grande y más antigua de la nación. La misión de la NFCC se centra en la promoción de la agenda nacional para crear una conducta financieramente responsable y en la capacitación de sus miembros para que brinden servicios de educación y asesoría de la más alta calidad. Anualmente, los miembros de la NFCC ayudan a casi tres millones de consumidores a través de 850 oficinas de base comunitaria localizadas en todo el país. Para recurrir al servicio de asesoramiento confidencial gratuito o a un costo accesible de un miembro reputado de la NFCC, llame al 1-800-388-2227, (en Español 1-800-682-9832) o visite en Internet www.nfcc.org.