Subscribe to NFCC RSS Feed View NFCC on You Tube Follow NFCC on Twitter Follow NFCC on Facebook NFCC Financial Education Blog
Recomendaciones para Consumidores



Búsqueda del Sitio

LAS FACTURAS DE SUS GASTOS MÉDICOS LO PUEDEN MAREAR
La NFCC Ofrece Recomendaciones para Lidiar con las Deudas de Atención Médica


Como es natural, la mayoría de las personas prefiere salir del hospital sintiéndose mejor que al momento de ingresar. Sin embargo, con los costos de la atención médica de hoy en día y con un creciente monto de ese costo trasladado al bolsillo del consumidor, el paciente de alta puede salir del hospital con un dolor de cabeza financiero en ciernes.

A lo largo de los años, hemos notado que no pocos consumidores acudieron a una agencia miembro de la Fundación Nacional para el Asesoramiento Crediticio (NFCC) trayendo sus preocupaciones respecto de cómo pagar las facturas de atención médica. De hecho, con frecuencia, una de las principales prioridades de los consumidores era pagar los honorarios del médico y la factura del centro de atención médica. Al fin y al cabo, ésas eran las personas que habían salvado sus vidas o que continuaron prestándoles la atención necesaria. En cualquier caso, estas personas consideraban importante el hecho de estar en buenos términos con el prestador de servicios médicos.

Contrariamente a la creencia popular, un reciente estudio de nTelagent, Inc. indicó que el 65 por ciento de todas las deudas impagas relacionadas con la atención médica correspondía a los pacientes con seguro, y no a los que no tienen seguro. Además, el estudio señala que el monto de estas deudas no siempre se ubica alrededor de cifras de decenas de miles de dólares, sino que el tema que resulta problemático tanto para el paciente como para el prestador de la atención médica es una suma más modesta que ronda entre $500 y $1,000 de deuda.

Puesto que para el año 2009 se previó un aumento aproximado del seis por ciento para los costos de la atención médica, hay varios empleadores que están agregando planes con un monto de deducible más alto, y de esta manera están recortando una parte del costo asignable al empleador. Una reciente encuesta de planes de salud con deducibles a cargo de los empleados realizada por Mercer indicó que entre los años 2003 y 2007 el monto del deducible de la familia tipo aplicable a los servicios provistos dentro de la red un plan PPO, el tipo de plan de salud ofrecido por la mayoría de los empleadores, aumentó de $1,000 a $1,500.

Cuando esté lidiando para poder cumplir con sus deudas de atención médica, la NFCC le recomienda que tenga presente las siguientes consideraciones:
  • Sea cauto cuando solicite una tarjeta de crédito para gastos médicos que transfiera todas las deudas que tenga con el prestador de servicios médicos a la nueva tarjeta. Considere que las deudas de gastos médicos suelen ser libres de interés, pero la tarjeta sí los tendrá, por lo menos a partir del momento en que termine el período inicial de tasa de interés baja o tasa cero. El candidato que presenta mayores probabilidades de que le ofrezcan una tarjeta de este tipo es aquella persona que está luchando denodadamente para cumplir con los pagos de sus gastos médicos en fecha. Y no es equivocado pensar que en menos que cante un gallo esta misma persona no podrá cumplir con los pagos de la tarjeta de crédito para gastos médicos dentro de los plazos establecidos, lo cual le ocasionará la aplicación de una tasa de interés de dos dígitos a su deuda. Además, en vistas de que es posible que el prestador del servicio médico no reporte los atrasos de pago a una agencia de informes de crédito, se debe considerar que es mucho más probable que el emisor de la tarjeta de crédito sí lo haga. Actúe de igual manera que en sus demás decisiones de tipo comercial, no se apure a cerrar tratos de este tipo.
  • Revise su factura atentamente, anote los ítems que no comprenda y cualquier cargo que desee cuestionar. Se calcula que el porcentaje de errores de facturación por atención médica es extremadamente alto, y es altamente probable que el error sea a su favor. Controle que no le facturen dos veces el mismo servicio. Este es un procedimiento complicado porque es posible que esté recibiendo facturas de varios prestadores diferentes, pero el tiempo que dedique a verificar todos los cargos le puede servir para ahorrar cientos, o tal vez miles de dólares.
  • Averigüe si reúne los requisitos para recibir algún tipo de asistencia benéfica u otras reducciones. Este es un punto importantísimo si no tiene seguro, pero incluso las personas que tienen seguro de salud muchas veces pueden negociar un pago más conveniente, particularmente si tienen un seguro que no cubre todas sus necesidades. Comience por preguntar cuánto le cobrarían si fuera un paciente de Medicare. No se sorprenda si descubre que el cargo es un 50 por ciento más bajo que el que le cobraron a usted. Tendrá que tramitar acuerdos de pago por separado con cada uno de los prestadores de salud, pero esto también le compensará el tiempo que invierta en hacerlo.
  • Esté seguro de entender qué es lo que debería pagar usted y cuál es la responsabilidad de pago de su compañía de seguro. Manténgase alerta para controlar que el seguro hago los pagos dentro de las fechas correspondientes. Hay muchas personas que no comprenden que la responsabilidad final de pago recae sobre sus espaldas. Por esta razón, sin duda querrá mantenerse informado sobre cualquier disputa que exista entre el prestador del servicio médico y su aseguradora.
  • Pida ayuda a un amigo o familiar para que se ocupe de sus trámites mientras está enfermo. Especialmente cuando esté internado en un hospital o padezca una enfermedad grave, es posible que por un tiempo no esté en condiciones de tomar decisiones. Si no se siente bien para lidiar solo con los temas de facturación y pago, no tenga vergüenza de pedir ayuda. Hay profesionales que lo pueden ayudar a atravesar los intrincados trámites con el seguro y cerciorarse de que usted comprenda exactamente lo que debe pagar. Para recibir este tipo de ayuda, recurra a una Agencia Miembro de la NFCC.