Subscribe to NFCC RSS Feed View NFCC on You Tube Follow NFCC on Twitter Follow NFCC on Facebook NFCC Financial Education Blog
Recomendaciones para Consumidores



Búsqueda del Sitio

La NFCC les Recuerda a los Consumidores las Protecciones Aplicables a las Prácticas de Cobranza de Deudas

Nunca es prudente acumular nuevas deudas encima de viejas deudas, pero en la situación económica actual, es extremadamente peligroso acumular deudas que no esté en condiciones de pagar. De acuerdo a los datos de la Encuesta de Educación Financiera de la NFCC copatrocinada por MSN Money, hay aproximadamente 15 millones de estadounidenses que están recibiendo llamadas de compañías de cobranza o que están considerando declararse en bancarrota. En consecuencia, el hecho de contraer más deudas puede convertirse en el último clavo para cerrar el ataúd financiero.

Además, puede que como consecuencia de la situación económica actual, las agencias de cobro estén actuando de manera más agresiva. Es probable que los consumidores que están en mora de pago comiencen a recibir llamadas o cartas de sus acreedores antes que nunca. Debido a la escasez de dinero, los acreedores quieren estar seguros de ser los primeros de la fila para mejorar sus probabilidades de cobro.

La NFCC sabe perfectamente que están comenzando a llegar las facturas de los gastos de las fiestas de fin de año y que podría haber millones de consumidores cuyas cuentas impagas han sido o serán remitidas a un cobrador, por esta razón, queremos recordarles cuáles son las protecciones contempladas por la Ley de Prácticas Equitativas de Cobranza de Deudas:
  • ¿Cuándo lo pueden llamar? - A debt collector may contact you in person, by mail, telephone, telegram, or fax. However, a debt collector may not contact you at inconvenient times or places, such as before 8 a.m. or after 9 p.m., unless you agree to such times.
  • ¿Pueden llamarme al trabajo? - Si el cobrador sabe que su empleador no le permite recibir llamadas de este tipo, no puede llamarlo a su trabajo.
  • ¿Pueden acosarme? – Un cobrador no puede proferir amenazas de violencia o perjuicio, no puede utilizar un lenguaje obsceno ni insultante, ni puede llamarlo repetidas veces para molestarlo. Además, el cobrador no puede insinuar que usted cometió un delito o que será arrestado si no paga su deuda, tampoco puede presentarse como un abogado o un representante del gobierno si no lo es.
  • ¿Hay alguna manera de detener las acciones de cobranza? - El consumidor puede detener todo tipo de contacto de parte del cobrador escribiéndole una carta para solicitarle que cese sus contactos. A partir del momento en el cual el cobrador recibe la carta no puede volver a contactarlo excepto que lo haga para comunicarle que no volverá a hacerlo, o para notificarle que el cobrador o el acreedor tiene intenciones de tomar una acción específica.
  • ¿Pueden hablar con otras personas acerca de mi deuda? - Un cobrador de deudas puede comunicarse con otras personas, pero solamente para averiguar su domicilio, su número de teléfono y su lugar de trabajo. Por lo general, los cobradores tienen permitido comunicarse una sola vez con otra persona, y en la mayoría de los casos, el cobrador no le puede decir a nadie, excepto a su abogado (si usted tiene uno) que usted tiene una deuda.
  • ¿Y qué debería hacer si pienso que no adeudo el monto reclamado? - Usted tiene derecho a solicitar una verificación de la deuda dentro de los cinco días posteriores a la fecha del contacto inicial. La agencia de cobro debe enviar la información comprobatoria por escrito que debe incluir el monto de dinero adeudado, el nombre del acreedor y las distintas medidas que puede adoptar en caso de que usted no adeude el dinero reclamado.
  • ¿Pueden seguir contactándome después de enviar mi carta cuestionando la existencia de la deuda? – Si usted le envía una carta a la agencia de cobro informándole que no adeuda el dinero reclamado, el cobrador debe discontinuar las acciones de cobranza dentro de los 30 días posteriores a la fecha en que reciba su notificación por escrito. Sin embargo, si el cobrador le entrega una prueba que confirma la existencia de su deuda, está autorizado a reiniciar sus actividades de cobro.
Como resultado de la pérdida de puestos de trabajo y la inestabilidad financiera, muchos consumidores se han visto obligados a tomar decisiones muy difíciles al momento de asignar sus recursos. Y estas decisiones pueden ser la causa de que cuentas impagas se remitan a las compañías de cobranza. Los deudores se merecen un trato justo, que es lo que reciben en la mayoría de los casos.

Sin embargo, cuando un consumidor tiene un problema con un cobrador que no respeta las protecciones establecidas legalmente, debería reportar el incidente a la oficina del Fiscal General de su estado de residencia y a la Comisión Federal de Comercio (Federal Trade Commission, FTC). Cuando una agencia de cobro actúa de forma indebida las autoridades competentes pueden aplicarle una multa o penalidad, pero además, es importante reportar este tipo de infracciones para evitar que perjudiquen a otras personas.

La Fundación Nacional para el Asesoramiento Crediticio, (National Foundation for Credit Counseling, Inc., NFCC), fue fundada en 1951 y es la red sin fines de lucro de servicios de asesoramiento crediticio más grande y más antigua de la nación. La misión de la NFCC se centra en la promoción de la agenda nacional para crear una conducta financieramente responsable y en la capacitación de sus miembros para que brinden servicios de educación y asesoría de la más alta calidad. Anualmente, los miembros de la NFCC ayudan a más de dos millones de consumidores a través de casi 850 oficinas de base comunitaria localizadas en todo el país. Para recurrir al servicio de asesoramiento confidencial gratuito o a un costo accesible de un miembro reputado de la NFCC, llame al 1-800-388-2227, (en Español 1-800-682-9832) o visite en Internet www.nfcc.org.